Passing Over

 Nosotros como Asociación Civil protegemos y hacemos valer el derecho de nuestras y nuestros hermanos afiliados a tener los ritos funerarios como paganos y wiccanos que somos, con nuestras formas específicas así como con nuestras divinidades a las que tenemos devoción, apoyando a que sean respetados nuestros últimos deseos en este ritual de paso y no la forma en la que nuestra familia quisiese hacerlo ya que es nuestro derecho elegir como morir y partir a la Tierra del eterno Verano.

La muerte es el último paso de la vida que cada uno de nosotros va a experimentar. Los wiccanos vemos la muerte como una parte natural de la vida. Para nosotros la reencarnación es parte de nuestras creencias. Muchos de nosotros optamos por empezar a trabajar en el paso de muerte antes de que se produzca la muerte real. Cuando sabemos que una persona va a morir, los wiccanos solemos hacer un esfuerzo para visitar a la persona, hablar y hacer las paces con él o ella, o por lo menos visitarlo una última vez. Con suerte, la persona que está muriendo no tiene miedo o ansiedad acerca de la iniciación final que se aproxima. Podemos estar tristes por la pérdida que ocurrirá, pero también tendrán la esperanza de un descanso en el Summerland (Tierra del Eterno Verano), un lugar donde los wiccanos vamos entre vidas esperando nuestra reencarnación. Se dice que ser un lugar de eterno verano, verde y agradable. Los espíritus de los que han partido antes están allí y saludarán a la persona en su llegada. Aquellos que han pasado están todavía entre nosotros en espíritu, y pueden manifestarse a los vivos de diversas maneras. La persona que muere tratará de hacer la paz con el mundo, y prepararse para la transición. En cualquier caso, el paso de muerte wiccano comienza antes de la muerte real, por lo que la persona que está muriendo puede participar y expresar sus deseos.

El entierro de los muertos (o Réquiem):

La celebración del entierro wiccano no está regulado como los otros ritos de paso. La muerte es una parte natural de la vida. Los wiccanos honramos el misterio de la muerte cada año en Samhain, por lo que ya tenemos un período anual de duelo en uno de los ocho aquelarres. Un réquiem wiccano puede consistir en un círculo y un grupo cantando “Lyke Wake Dirge” [música], que además de ser una canción, es un círculo mágico y ritual en sí mismo, y celebra la naturaleza cíclica de la vida y la muerte. Algunos grupos tendrán un círculo en el que cada persona ofrecerá una breve memoria acerca del fallecido. Puede haber una oración por la fácil transición o una estancia agradable en Summerland. En el caso de una muerte súbita, pudo haber habido un trauma psíquico para el alma del fallecido (el cual es una teoría acerca de la existencia de “fantasmas”). Entonces la persona puede necesitar ayuda para pasar espiritualmente al más allá. El grupo tratará de ayudar con la oración y la energía amorosa, para guiar al espíritu en su viaje a Summerland.

La Wicca moderna ha tenido relativamente pocas personas mayores, la muerte no es una cosa tan natural que se ha convertido en rutina. Por otra parte, las muertes a causa del SIDA y otras enfermedades o por accidentes son comunes. Debido a que la Wicca es una religión menos dominante, a menudo la ceremonia del funeral se lleva a cabo sin la presencia de los familiares del difunto o de la mayoría de los amigos presentes. Es raro que un wiccano pueda ser públicamente llorado y enterrado como wiccano. Por lo general, la ceremonia del réquiem se celebra después de los servicios y entierro “mundanos”, a menudo en el Covenstead. Por esta razón, los wiccanos parecen ambivalentes respecto a los memoriales y a los ritos funerarios. A menudo tienen poco o nada que decir, los deseos de sus familias, a menudo no wiccanos, son primordiales. La secrecía de ser wiccano a menudo se extiende incluso a la familia de nacimiento de uno.

Los wiccanos tienen algunas preferencias en cuanto a la eliminación del cuerpo. Algunos prefieren la cremación (es más ecológico), algunos quieren sepultura, y algunos no expresan ninguna preferencia, sabiendo que sus familias harán lo que quieran. La idea de la reverencia especial para el cuerpo muerto es ilógica para la mayoría de los wiccanos, ya que el verdadero YO es el alma del espíritu, y el cuerpo no es más que el vehículo carnal. Una vez muerto, la esencia sobrevive y el cuerpo ya no es necesario. No importa en qué época del año un wiccano muere, será recordado en el próximo Samhain, ya que ese es el motivo por el cual es celebrado, recordar a aquellos que ya han partido.