Pubertad

Las celebraciones de la pubertad también son ritos de paso en  Wicca. Sobre todo en los grupos feministas, cuando una niña tiene su primera menstruación, se la considera una mujer. Muchos grupos reúnen a sus mujeres para una fiesta o celebración en honor a la niña y también hacerle saber las responsabilidades de la madurez sexual. Los wiccanos están muy orientados a la elección. Esto incluye la opción de tener o no una vida sexual activa, la opción de no tener un aborto, al uso responsable de los anticonceptivos, y comprender las implicaciones de ser una persona sexual. El hecho de que Wicca sea una religión de fertilidad, no significa que los wiccanos practican el sexo libre. Todo lo contrario. La responsabilidad personal y la elección informada se extienden hasta el área de la actividad sexual tanto como cualquier otra área de la vida.

Con los muchachos, el momento de celebrar la madurez sexual está menos definido. Puede ser en el momento del primer sueño húmedo del muchacho, de la aparición de características sexuales secundarias como la barba y pelo púbico, de su conciencia asumiendo las responsabilidades de un hombre.  El movimiento gay masculino en la actualidad parece estar dedicado a la realización de textos y celebración de rituales en esta área. Generalmente en los rituales, el niño aprenderá la responsabilidad sexual, así como celebrar su nueva virilidad.

Los wiccanos ven la sexualidad como una parte normal y natural de la vida humana como una manifestación de la fertilidad de la naturaleza. Como la sexualidad se manifiesta, ya sean homosexuales, heterosexuales, bisexuales, o el celibato, es un asunto privado, siempre y cuando un individuo practique su sexualidad dentro de los ideales de la Rede Wicca, “Sin dañar a nadie, haz lo que quieras”. Pederastia y pornografía infantil no se toleran en absoluto dentro de la Wicca.

Para los wiccanos la familia es sagrada, pero los wiccanos somos inclusivos acerca de lo que ven como familia. Una familia puede ser un núcleo familiar de padres e hijos, pero una familia se extiende también a los abuelos, tías, tíos y primos. Y puede incluir los aquelarre, amigos, Sumo Sacerdote y/o sacerdotisa, y hermanos del coven. “Somos una familia” es una frase que los wiccanos han adoptado rápidamente. Y muchos de sus seguidores se comportan como si todos los otros wiccanos fueran familiares; es posible que no los quiera, podría ser que no se llevase bien con ellos, pero tendrá su ayuda y defensa en caso de ser necesario.

Los ritos de paso ayudan a definir las familias wiccanas y la gran comunidad wiccana, que es mucho más grande y más divino de lo que la mayoría de los no wiccanos jamás se imaginaría.